Los Valores

Leonardo Da Vinci, dice que "el que no valora la vida no se la merece". Por lo tanto, si no somos conscientes de cuáles son nuestros valores, es decir, aquellos principios morales por los que regirnos y, en definitiva, por los que podríamos decir que vale la pena vivir; nuestro camino por la vida se puede ver oscurecido por la sensación de vacío, por sentir que nos falta algo, por no saber cómo conducirnos. Una vez nos escuchamos y observamos, podemos detectar cuáles son los valores que nos llevan a las ganas de vivir, a la ilusión de levantarnos cada mañana y sentirnos realizados en nuestro avatar diario, en pocas palabras, ser los diseñadores de nuestra vida, nuestros propios amos, sin más.

 

Si buscamos una posible definición de la vida, podría expresarse como la capacidad de los seres vivos para desarrollarse, reproducirse y mantenerse en un ambiente. Desde el punto de vista temporal, se definiría como el espacio de tiempo que transcurre desde el nacimiento de un ser vivo hasta su muerte. Son parte de la vida la muerte, el tiempo y el amor.

 

Cuando intentarnos complicar el término, Robert Frost nos lo muestra muy sencillo, "en dos palabras puedo resumir cuanto he aprendido acerca de la vida: sigue adelante ".

También se pronuncia Paulo Coelho, de manera encantadora, cuando cita que "la vida siempre espera situaciones críticas para mostrar su lado brillante".

Sin embargo, la interpretación que da al respecto Gabriel García Márquez, "la vida no es la que uno vivió, sino la que uno recuerda, y cómo la recuerda para contarla", es la que más brillo muestra en tanto a nuestra propia experiencia.

Cuántas veces nos explicamos nuestra vida de diferente manera a medida que andamos por ella, en la niñez, en la adolescencia, en la juventud y en la adultez, siendo lo mismo, la recordamos y expresamos diferente.

Después de todo, el recuerdo es la memoria que se hace de una cosa pasada. La memoria humana es la función cerebral resultado de conexiones sinápticas entre neuronas mediante la que el ser humano puede retener experiencias pasadas, es decir, retener un recuerdo. Cuando las neuronas integradas en un circuito refuerzan la intensidad de las sinapsis se crea un recuerdo, mediante éste, el hombre puede contemplar el pasado y planear el futuro.

 

A modo de ejemplo, he relacionado una serie de valores para que puedas tener más claridad en cada una de las palabras que resumen un sentir, una frase. 

Puedes crear tu propia lista y quedarte con los cinco más prioritarios para ti, aquellos sin los cuales la vida carecería de brillo.

Por ejemplo: amor, libertad, integridad, coherencia, prosperidad, confianza, sinceridad, honestidad, belleza, amistad, voluntad, seguridad, equilibrio, creatividad, autenticidad.

La lista seguiría, he citado quince, pero seguro que hay otros muchos que tendrás en cuenta.

 

 

 

 

 

Si deseas conocer tus valores, organizarlos y tenerlos presentes, contacta conmigo. 

Es, sin duda, algo tan importante como el termómetro de tu felicidad o de tu propio boicot.

Podrás eliminar los subterfugios de tu propia caja de pandora.

<<Volver>>