La Física

Su enfoque es mediante un lenguaje corporal.

 

Somos bioquímicos, percibimos el exterior mediante las feromonas.

Ante una pregunta que tengamos se disuelve la duda, si escuchamos a nuestro cuerpo, pues nos estará llevando a un sitio hacia delante o hacia detrás. Puedes comprobarlo cuando, por ejemplo, no sabes en qué establecimiento entrar y tu propio cuerpo, lejos de conjeturas, sin pensar, te va dirigiendo.

Recuerdo una anécdota, ya hace años, yendo al lugar de trabajo. Recorría la misma ruta durante años, no había distracción y me pasé con el vehículo de largo!!!

 

Hay veces en las que apenas dormimos y, sin embargo, vamos a toda marcha. Nos sorprende de dónde sale tanta energía: es porque el cuerpo está de acuerdo, nuestra inteligencia física la tenemos conectada y nos da facilita seguir adelante.

 

Esta inteligencia se entrena mediante la escucha de nuestro cuerpo. Si estamos muy desconectados o peleados con nuestro cuerpo no estaremos gestionando adecuadamente esta inteligencia. Podemos crear nuestro propio código y relacionar incluso partes de nuestro cuerpo con aspectos de nuestra vida. Observa, por ejemplo, la metafísica

El contacto físico es muy poderoso, produce un impacto vibracional que será el que nos lleve al ánimo o al desánimo.

El lenguaje de nuestro cuerpo lo podemos entender por el tipo de energía que nos genera:

  • Sí → gran energía, entusiasmo.
  • No → sin fuerzas.

Todos tenemos acceso a la inteligencia, crece cuando la practicamos. Podemos entrenarnos.

Algunos de sus rasgos: la expresión del cuerpo ante determinadas situaciones, es la emisión de señales; aporta información binaria: ánimo vs. desánimo.

Se manifiesta a través de:

  • Fuerza.
  • Ánimo.
  • Bienestar físico.

<<Volver>>