52.- Haz de tu talento tu profesión

Hacer de lo que te gusta tu profesión, es unir tu vida a tu propósito. Es llenar de sentido tus momentos, todos ellos, sin esperar que otra persona o adicción los llene. Hay personas que ya lo experimentan, que viven apasionados con lo que están ejerciendo, con lo que esa energía que se va retroalimentando y llenando de ilusión y proyectos, inundan a quienes están a su alrededor, al tiempo que modulan el bienestar en todos sus roles (mujer/hombre, compañera/compañero, herman@, hij@, viajer@, amig@, estudiante, fiester@, etc.), esas otras partes que vamos armonizando para nuestro todo personal.

En una conferencia en ESADE, el ponente, Borja Vilaseca muestra unas claves prácticas para convertir tu pasión en tu profesión.

Si te ocupas en escuchar su mensaje, verás que, en profundidad, también te lleva a una organización, no sólo para conducirte hacia la plenitud laboral, sino que lo puedes extrapolar a cualquier otro escenario que desees aclarar y salir de conflicto, que obstaculice tu bienestar.

He tomado unas notas del vídeo que más abajo comparto.

Tomar las riendas de  tu vida. En varias de sus conferencias, Borja ya lo viene diciendo: "No dejes en manos de papá estado ni mamá corporación las riendas de tu vida". Te invita a reinventarte y emanciparte, dentro del sistema. Nos cuesta tanto porque nos negamos a vivir en la incertidumbre que ello comporta. A lo que nos recuerda que nuestro único enemigo es el miedo.


Conocerse a uno mismo. Ya, en el Templo de Sibila (Delfos) y, más contemporáneamente, Sócrates defendían esta prioridad. Son los precursores de la metodología del coaching: la pregunta inteligente. Por lo tanto, aquí puedes conexionar que, una de las tareas principales del coaching, no consiste sólo en el logro de tus objetivos, sino que el proceso de coaching en sí, es un caminar de autoconocimiento para, con ello, sacar tu máximo potencial.

Borja, además de coach, es experto en eneagrama. También fue mi primer maestro en esa maravillosa técnica que nos explica los distintos tipos de personalidad, estructurado en 9 modelos mentales.

Una vez visualices y escuches el vídeo, entenderás la pregunta que hace: ¿Te duchas mientras te duchas? y es que, muchas veces nos llevamos a la ducha, mentalmente, una serie de problemas y a los que nombramos causantes de ellos, en lugar de disfrutar ese momento placentero del día.

En su discurso, el ponente ha utilizado una metáfora: "La educación, es como un invernadero que nos formatea a cada uno como flores típicas de la cultura y sociedad, donde nos dan forma, sin respetar nuestra esencia".

Estamos en una sociedad del hacer, sin tener en cuenta nuestra vocación, que es poner tu voz interior en acción.

En ciertos círculos sociales, es más importante lo que piensen los demás, que ciertas prioridades en el trato relacional. Hay una parte oscura interna que ni vemos de nosotros mismos: "Mi mamá vive dentro, aquellas cosas que no me gustaban de ella, me he dado cuenta que también yo las hago… o de papá". .

En el discurso se cita, como clave, los cuatro niveles de actitud en cuanto al tema laboral :


1.- Odio lo que hago. Hay gente que odia lo que hace.


2.- Cumplo con lo que hago. Los empresarios pagan lo mínimo para que la gente no se vaya; y los empleados hacen lo mínimo para no ser despedidos. Los de este Club “cumplo con lo que hago”, viven sin pasión, hacen lo justo para sobrevivir, tanto el pagador como el asalariado. “Lo justito”.

En estos dos primeros niveles se ponen de manifiesto la ignorancia y la reactividad. Que has delegado tu vida en manos de una empresa y que, seguramente, esperas que cambie tu jefe, la empresa, que algo cambie,…porque tú no vas a cambiar, porque sientes que eres una víctima de este sistema.

Los otros dos niveles restantes ya tienen que ver con algo más de inteligencia emocional, proactividad, conciencia, con amar lo que hacen.


3.- Ama lo que haces. Cuando amas lo que haces, nutres con tu servicio. La actitud de las personas, marca la diferencia, ese valor añadido. Y, más explícitamente, lo que marca la diferencia es el sentido que le dan. Esa aportación “extra”, dando lo mejor de ti mismo. Ser positivo. Hablamos de resiliencia, aprovechando las circunstancias laborales para hacer lo mejor en cada caso.

El resultado de un profundo viaje de autoconocimiento está en hacer lo que deseas.

 

4.- Haz lo que amas. Está alineado con tu propósito. Tiene que ver con convertir tu profesión en un reflejo con el ser humano.

"Los cuentos están escritos para que los niños se duerman y que los adultos despierten".

 

Movidos por la ignorancia recreamos los patrones de nuestros padres. Emanciparnos emocionalmente de nuestros padres es el crecimiento, es nuestra aportación hacia el desarrollo de nuestra propia identidad.

Sólo desde la gratitud, el aceptar las monedas de nuestros padres, podremos emanciparnos emocionalmente. Ya no esperaremos la aprobación o el permiso, sino su amor y, por supuesto, el nuestro. Ya no continuaremos culpabilizándolos, desde la ignorancia que ahora ya no tiene lugar, ni convirtiéndonos en un clon de nuestros padres, en cuyo caso, ¿quién está tomando las decisiones a cada momento, tú, tu padre o tu madre?. De esta manera estarías marginando por completo tu destino profesional, o rebotándote para hacer lo opuesto a lo que te dijeron. Seguiríamos siendo influenciados, hasta aceptar con gratitud las monedas que no hallaremos en ningún otro lugar, sino en el techo que constituye la herencia paterna y materna. De esta forma obtendremos nuestra paz interior e independencia emocional.

 

Emanciparnos de papá y mamá es el paso clave para emanciparnos financieramente de papá estado y mamá corporación, y ser un ciudadano libre en esta sociedad, sin ir a favor ni en contra de este sistema. Se trata de ya no esperar nada de ellos, ni su aprobación, comprensión, ni el entendimiento de nuestros posibles cambios profesionales. De esta manera ya puedes ser lo que verdaderamente quieres, sin pedir a nada ni a nadie cuentas, salvo a la persona que ves cada mañana en el espejo.

En ese momento decretas la siguiente afirmación "Soy libre de vuestra influencia y os amo tal como sois"



Descubrir tu propósito.

¿A qué te dedicarías profesionalmente si no tuvieras que ganar dinero?

Se trata de ir venciendo capas y capas de condicionamientos. De hacer aquello por lo que pagarías, no lo que te toque hereditariamente o dicte la sociedad. Una flor no elige ser una flor, lo descubre. Haz lo que tengas que hacer para descubrirlo: viaja, lee, asiste a cursos y conferencias, júntate con otra gente. Si no lo encuentras, empieza a cambiar tu actitud, a disfrutar con aquello que ya estás haciendo. Todo cambia cuando dejas de tener miedo, pues empiezas a conocerte.

Si no aportas tu valor añadido, aquello que únicamente puedes hacer tú, lo hará una máquina o cualquier persona sin más. Lo acabará haciendo otro, más rápido y más barato. Es fundamental hacer aquello que se diga con tu talento. Cosas que te son innatas, que te vienen de serie, que te fluyen.

Convertir tu molestia, tu perturbación, aquello con lo que no cesas de quejarte, en el núcleo de tu actividad profesional. En lugar de ocupar vanamente tu tiempo en quejas, observa aquello con lo que no estás de acuerdo y aprovecha para ponerte al servicio de, mediante tu aportación, solucionar ese tema que seguramente molesta a mucha más gente, pero que aún no se han puesto en marcha para ser creativos y productivos en solucionar.

Se trata de descubrir qué te motiva a ti. Cada vez que te escuches en algo, como “Yo lo haría diferente”, ese será tu propósito; “Es que alguien tendría que hacer esto…” posiciona tu pensamiento ahí, dale rienda constructiva. Hay un montón de personas que le molestan lo mismo que a ti. Reinvéntate, únete a esas personas que están montando el resolver eso mismo que también a ellos les molesta.

Ponte al servicio de los demás, con aquello que a ti te motiva. Te permitirá florecer. De otra manera, en una empresa que te mecanice, te irás secando.


Hazte emprendedor si estás dispuesto a arriesgar, a vivir en la incertidumbre. Buscar tu verdadero valor en el mercado. Cuantificar el valor de tus servicios. Vivir sin horarios, sin rutinas, sin jefes, sin fines de semana. No ceder el control de tu vida (como los empleados). El emprendedor monta el proyecto antes de que funcione, es puro riesgo, has de estar dispuesto a hacerlo gratis, puesto que, en principio, te encanta lo que haces. Dispuesto o dispuesta a cometer errores que se vinculan, en esta sociedad, con el fracaso.

Esto es un modo de aprendizaje y de evolución. Una de las características son la paciencia, porque las cosas no se hacen de la noche a la mañana. Y unirte con personas, posiblemente que sepan más que tú, constituirá un buen reto con tu ego.



Educación emocional.

La felicidad no tiene ninguna causa externa, está en el interior. Me encanta el comentario de Borja donde dice que “no ha de ser el mejor día de tu vida” , por ejemplo el día de tu boda (el tío borracho, el que dice quién tendríamos que haber invitado, el servicio, la mujer medio conflictiva, etc) o día del nacimiento de tu hijo o hija, entendiendo el momento del parto como mitad mágico y mitad gore (sangre, dolor,...). Puede haber otro momento o insight (término inglés introducido por la psicología gestalt que designa la comprensión de algo, percepción, entendimiento o visión interna) que sí nos haya colmado de felicidad, auténtica felicidad interior.

Llega el punto en el que, si somos sinceros con nosotros mismos, observamos que no funciona el motor postmaterialista basado en bien-tener, sino el que realiza el bienestar.


Educación financiera.


Son muy recomendables los libros de  Robert Kiyosaki.

La educación financiera es el arte de resolver por ti mismo (responsabilidad) tus propios problemas laborales, económicos, financieros, saber lo que son activos. No nos hemos cuestionado la norma de comprar un piso, porque “ha sido lo normal”

¿Para quién trabajamos? Para el banco (en forma de intereses), para el estado, (en forma de impuestos) y para las empresas. Formamos parte de un sistema productivo que enriquece a otros y que nos pagan lo mínimo para que no nos vayamos.

Los expertos en educación financiera nos dicen: “Empieza a trabajar para ti mismo”; es decir, que todo el tiempo, energía y talento que tú tienes, al servicio de los demás, como consecuencia de resolver problemas, te venga a ti el dinero como resultado.

En la era industrial, la gente tenía como objetivo ganar dinero y se corrompieron.  Pero en la era del conocimiento, ganar dinero jamás será el objetivo. Ganar dinero es el resultado como consecuencia de crear riqueza. En realidad, crear riqueza es el objetivo. ¿De qué manera mi vida puede beneficiar la vida de otros seres humanos? Este es un objetivo noble por el que vale la pena trabajar cada día y divertirse y ser apasionado.

Tal vez, a nivel consciente, queramos ganar mucho dinero, pero a nivel inconsciente, igual estamos en guerra con el dinero: "...el dinero corrompe, los ricos son malos, el dinero es el origen de todos los males, …"

Lo importante no es el dinero, si tú no eres feliz, lo importante es lo tú proyectas en el dinero: tu valía, tu felicidad, tu seguridad. Y, sobre todo, reflexionar: cómo lo gano, qué hago yo en mi vida profesional, de qué manera contribuyo en esta sociedad y cómo lo gasto, una vez obtengo el dinero de crear riqueza, en qué utilizo mi dinero e inyecto para el crecimiento, a su vez de otros.

 

El aval del dinero, desde 1971 no es el oro, sino la deuda.

Estamos en la era del conocimiento. Tenemos a nuestro alcance toda clase de información. 

 

Hay una frase reveladora de Gandhi: 

 

“Sé tú el cambio que quieres ver en el mundo” 

 

Dicho de otro modo, "deja de tirar pelotas fuera y comienza a ocuparte de tu parte". 

Según Robert Kiyosaki (empresario, inversionista, escritor, conferenciante y orador motivacional estadounidense de ascendencia japonesa) hay cuatro cuadrantes, cuatro roles principales a través de los cuales obtenemos nuestra principal fuente de ingresos: 

 

  • El 80% de españoles, es empleado. La fuente principal de ingresos procede de prestar mi tiempo a cambio de un salario.
  •  Autoempleado 17.5%
  • Dueño de negocio 2%
  • Inversor 0.5%

Los dos cuadrantes de la izquierda contemplan miedo y seguridad. Los dos de la derecha, riesgo y libertad. Tú eliges, sin embargo, el momento actual ya no brinda seguridad en el primer cuadrante.

 

Modificar nuestro patrón económico-financiero, tiene que ver con la herencia de cómo gastaba dinero tu padre, qué pensaba sobre el dinero tu madre, cómo ganan dinero tus padres, los dos son empleados, los dos son emprendedores. Los niños aprenden como neuronas espejo, se empapan de todo y ellos acaban haciendo su propia visión económica.

 

Es fundamental ocuparte de tus finanzas personales: ¿Sabes cuánto ganas? ¿Cuánto gastas al mes?

¿Podrías apartarte de gastos superfluos? ¿Podrías ahorrar el 10% de lo que ganas?

Hacer un paralelismo entre lo que ahorras y lo que conservas, podría darte pistas de tu manera de pensar sobre el dinero. Porque lo que te hace rico o pobre no es en sí el dinero, sino tu manera de pensar sobre el dinero.

 



Modelo Canvas.

Si ya tienes trabajado todo lo anterior, llega el momento en que ha de plasmarse en un modelo de negocio. Es decir, cómo voy a organizarme para aportar valor a la sociedad, y cómo voy a organizar mis ingresos, mis gastos, quiénes son mis clientes, cómo me comunico con ellos.

Plasmar en el papel creativamente cómo te organizas, cómo llamas la atención, cómo aportas valor y cómo obtienes ingresos. 

 

 

Borja Vilaseca recomienda leer el libro: “Tu modelo de negocio”.

Interesante trabajar la marca personal, que son un conjunto de características, atributos y valores que hacen que la gente sepa a qué te dedicas, qué haces. No tu currículum ni lo que has estudiado, sino lo que ofreces, qué beneficios, qué soluciones, qué problemas puedes resolver. Porque todo esto es lo que va a hacer que te diferencies y puedan contratarte llegado el momento.

No olvidemos que la vida es un proceso de aprendizaje. Igual el hecho de que te hayan despedido, la intención que tiene es que aprendas a estar en paz contigo mismo en la incertidumbre o que empieces a cuestionarte si verdaderamente has nacido para hacer ese trabajo. Aprovechar las situaciones que nos presenta la vida para aprender, para cuestionarnos y para aprovecharnos. Para estar despiertos y cerca de la persona que ya somos o que hemos venido a ser.

Para terminar la conferencia y brindarnos una buena reflexión, Borja nos deleita con el Cuento de un papá y su hija.

 



Escribir comentario

Comentarios: 0