La esencia del coach

Tu guía en un proceso de asesoramiento personal hacia el éxito

etiquetas: #vida sana y bienestar, #mente sana, #crecimiento personal, #coaching


Publicado en la web:

****************Suite 101.net

Puedes ver aquí el artículo publicado directamente en la web originaria, o clicando en la imagen de su logo.



El coach o asesor personal se dedica a preparar a sus clientes para que tengan éxito tanto en el ámbito profesional como en el personal. Este profesional se caracteriza por su positivismo y optimismo naturales. El trabajar en su talento le confiere al coach un acercamiento a las emociones de su cliente o coachee, que le permite ejercer su labor de manera agradable, amable y en constante desarrollo.

 

No en vano su profesión está relacionada con el desarrollo individual, ya que se basa en apoyar y guiar a sus clientes.

 

Desarrollo del proceso

 

Asesor y cliente se comunican mediante el lenguaje (cuando se trata de sesiones telefónicas), por escrito (mediante correo electrónico), o bien en persona. En este caso, el ámbito de comunicación incluye también el aspecto kinésico (lenguaje corporal).

 

Se trata de una comunicación en la que el ir y venir de ideas, conceptos, sentimientos, informaciones, realidades, deseos, valores y prioridades son los principales ingredientes.

 

Inversión del tiempo

 

Una sesión de coaching suele durar de 30 a 45 minutos. Las sesiones de seguimiento, desapego o consolidación son aquellas que se ejercen una vez que el cliente se ha puesto en marcha para lograr sus objetivos. Su duración suele ser de 20 minutos. Son imprescindibles para el anclaje y adhesión del proceso.

 

La confianza como base del trabajo

 

La base principal para poder recibir el máximo de esta relación es, sin duda, la confianza. El coach debe regirse por unos principios elevados: humildad, bondad, tolerancia, respetabilidad, ética y audacia. Cuando se está en un proceso, para que éste fluya, el ego del profesional se ha de quedar detrás de la puerta, no está invitado. El sentir que se está con una persona que sabe escuchar (el arte de la escucha atenta), que lee más allá de las palabras que se pronuncian y que no emite juicios ni críticas reporta confianza, a la vez que crea un vínculo de flujo abierto, donde las palabras que salen de la boca del coachee sorprenden por ser poco habituales hasta en sus conversaciones más íntimas.

 

Formarse como coach

 

Existen en España diversos centros especializados en la materia, entre ellos la Universidad Camilo José Cela. Todavía no ha pasado el suficiente tiempo como para que sea una enseñanza reglada, pero todo llegará. Sin embargo, al margen de realizar unos estudios y formación específica, el coach aprende continuamente de sus clientes. El reciclaje continuo le confiere un espíritu fresco, humilde y abierto. Es más eficaz, conciso y flexible, porque no se limita a aleccionar, sino que es capaz de sintetizar y de crear una relación de iguales, de igual valor, yo te guío, tú me sigues...pero ambos van juntos.

 

Sin el cliente no se traza el camino, sin el coach no se distingue el camino. Metafóricamente, el coach aparta las nubes que emborronan la visión, ve a través de ellas y las despeja.

 

Cualidades de un buen asesor

 

El asesoramiento personal es el que se realiza con la creatividad del artista que pinta una obra maestra, y no como quien pinta elementos en serie. Se trata de confeccionar un traje a medida, no de un prêt à porter. Hablamos de extraer el máximo potencial de la persona que es su cliente, de potenciar todo cuanto posee y desconoce. Hasta que el cliente pueda verse por sí mismo, el guía ejerce de linterna, le pone el espejo de su belleza y amor, le muestra todo aquello que aún no es capaz de ver.

 

Así nace en el cliente una nueva dimensión, sin vuelta atrás, en la que todos sus valores superan a sus viejos sentimientos de fracaso; ya no desperdicia su vida, aprende a vivirla según la desea. Esto se impregna, se contagia, su entorno no queda ileso.

 

El resultado de un proceso de coaching

 

Cualquiera que no esté al tanto de los excelentes resultados que proporciona el coaching podría sorprenderse de las transformaciones que se han sucedido en la vida de sus clientes. Esa semilla con la que nacemos y hemos ido enterrando (la cultura, la sociedad, la familia, el entorno) sin permitir que creciera, queda totalmente liberada para crecer y crecer. Ese brillo que estaba opacándose vuelve a su esplendor.

 

Ya no se trata de un lujo. El obtener este tipo de ayuda va cobrando cada vez más peso en nuestra sociedad.


He optado por copiar aquí los artículos que, en su día, publiqué en la web SUITE 101.net, dado los fallos de conexión que suceden por ya no estar activa la web. Según las leyes actuales, a partir de un año de la exclusividad del artículo, se puede duplicar el mismo por su mismo autor.

<<Volver>>