Artículos con la etiqueta "METAFÍSICA"



El cambio es inherente al ser humano. Resistirse nos trae flaco favor. Cuando somos pequeños, el cambio es agradecido y bienvenido, se traduce en crecer, experimentar y aprender. Lo vemos natural, igual que sonreír, disfrutar y pasárnoslo bien, ser felices. Parece que sea, en esos inicios de nuestra vida, nuestra prioridad. Sin embargo, a medida que acumulamos años biológicos, a veces, nos dejamos llevar por una negatividad hacia esos cambios. El protagonista y responsable de ello suele...

Puede parecer que el perdón haya de ser externo, desde la interpretación propia de una ofensa. Esto tal vez te choque si tienes en cuenta que, dependiendo del estado anímico en el que te encuentres, si estás cargado de amor, feliz, radiante, nada te ofende, todo es tolerable y subsanable. Incluso te puede costar ver cualquier ofensa.

En un amplio sentido, un sentido holístico, tu caminar habla mucho de ti. Tu ritmo, tu fortaleza, tu decisión, tu estado anímico. Cuando tu parte física se resiente y no te permite llevar tu paso habitual es importante observar tu propio interior, pues la sintomatología externa siempre alude a una causa interna no superada o tolerada.

El ego es la totalidad de tus recuerdos que, habiendo adquirido demasiada importancia con el paso de los años, terminan por volverse lo suficientemente poderosos como para invadir tu individualidad.

Ante la pérdida de un familiar, físicamente invade un dolor en el pecho, es la forma externa de esa pérdida que sentimos más allá de lo que nuestra mente pueda expresar como un proceso natural que sucede tras una vida digna y perteneciente a quien la procesa, no a los otros.

El cuidar de tu cuerpo es honrar esa herencia que te ayudará a pasar los días que tengas de vida. Será tu compañero y juntos atravesaréis años y años de bienestar o, por el contrario, de dolor. Si estás al unísono y te entrenas a escuchar a tu cuerpo (metafísica) podrás disfrutar de una salud, coherencia y bienestar, que te llevarán a una vida confortable y llena de deseos cumplidos. Pues no hay mejor aliado que estar bien contigo mism@.